Necesidad de ejercicio:

 

     Cubrir esta necesidad ayuda al buen desarrollo del cachorro, teniendo en cuenta que jugar con otros perros y con nosotros además le ayuda a mejorar su coordinación, equilibrio y destrezas motoras.

     Un cachorro ha hecho ejercicio suficiente si al volver del paseo se tumba a dormir. Si durante el paseo se acuesta o para jadeante estamos sobreejercitándole, esto es inconveniente, en especial en razas grandes.

     El tiempo empleado en generar una relación sana y de confianza en esta etapa es una inversión de futuro que permitirá al perro avanzar más rápido y seguro en su adiestramiento. Construiremos una base sólida que cimentará todo el trabajo posterior, evitando la aparición de conflictos indeseados entre perro y guía.